lunes, 2 de junio de 2008

la paradoja de la fiesta inolvidable

Un amigo pidió que le preparemos una fiesta inolvidable para su cumpleaños, todo bien lo de fiesta pero no me agrada mucho la idea de organizar. Como es un buen amigo me voy a arremangar y pedirle a alguien que la organice, tal vez tire alguna idea digo tirar porque suelo tener ese tipo de ideas que se tiran/descartan.

Dejando de lado la organización voy a entrar de lleno en esta paradoja que se plantea al realizar una fiesta inolvidable.

Veamos, una fiesta inolvidable es una de esas fiestas que tiene de todo (a mi entender tiene que tener al menos un enano pero esa es mi opinión, se puede hacer sin enanos también) pero fundamentalmente es una fiesta donde la pasas realmente bien. De esas fiestas que la pasas tan bien que al día siguiente no recordas que hiciste y acá tenemos la paradoja.

Puede existir una fiesta inolvidable donde no recuerdes que paso?

Ya comí pero voy a ver si encuentro algo rico que picar

3 comentarios:

Kato dijo...

Yo creo que no hay que olvidarse de que haya una pata de jamón para la picada ...

RIC dijo...

Vos lo dijiste: "la pasas tan bien que al día siguiente no recordas que hiciste"
Conclusión: Si al día siguiente no recordas lo que hiciste, es que la pasaste muy bien. Y ese es el objetivo de la fiesta inolvidable.

HF dijo...

Para eso están los amigos, para hacerte acordar de lo bien que lo pasaste en esa fiesta que ya no recordás.

De tanto que lo cuentan y de tantos detalles nuevos que aparecen en cada relato, empieza a crearse una nueva versión de la fiesta, la "ideal", la posterior, la que armamos con los cachitos que cada uno creimos vivir.

La fiesta imposible, esa, la mejor de tu vida es la que veinte años después, recordás y vivís de lo que cuentan tus amigos. :)